Relaciones de pareja y neurodiversidad

Hoy te traigo un tema muy complejo y a la vez esencial en nuestras vidas: la vida amorosa de las personas neurodiversas.


Las relaciones de pareja ya de por sí pueden ser muy complejas, esto no es nada nuevo. Pero para las personas neurodiversas, puede haber dificultades añadidas... y ventajas!


He decidido hacer un listado de las problemáticas más frecuentes en el tema del amor para las personas atípicas. Da igual la etiqueta que tengas, que si altas capacidades, autismo, hiperactividad o hipersensibilidad, seguro que alguna de esas situaciones te sonará.


Antes de nada, quiero dejar muy clara una cosa: si la otra persona no hace esfuerzos para intentar entenderte ni pone de su parte, huye, no es la persona adecuada para ti. ¡Y eso vale para todos los consejos!

  • Situación 1: tienes muchos altibajos emocionales cuando estás en pareja y te dicen que eres "demasiado sensible".

De hecho, esto ocurre en las relaciones en general. Te dicen que estás loca·o, que te tomas las cosas demasiado a pecho, que vaya pollos montas, que no es normal. El discurso de siempre, por desgracia.

Pues que sepas que no es tal y como te lo pintan: no eres demasiado sensible, eres más sensible que muchas personas, y eso no es nada malo ni horrible ni estás loco·a. Tienes más altibajos porque convivir con otras personas, si eres "esponja" emocional, puede ser una montaña rusa. Ya bastante complicado es acompañar tus emociones a diario, encima si se te pegan todas las emociones de la otra persona, puede ser un volcán explosivo.


Pero se pueden hacer varias cosas para mejorar la situación: lo primero es explicar con sinceridad a la otra persona cómo funcionas, cuáles son las cosas que en general hacen que se te disparen las emociones, cómo te gustaría comunicar para rebajar la intensidad emocional... Trabajar la comunicación en pareja es lo más imprescindible en este caso. Una comunicación sana, no violenta, respetuosa y que favorece la expresión emocional te ayudará muchísimo a acompañar tus emociones y la intensidad será menor. Además, tu pareja se puede convertir en un pilar para sostener tu emoción (cuidado aquí, recuerda que tu pareja NO es tu terapeuta, hay que buscar un equilibrio!).


Lo segundo es organizarte momentos a solas, tanto como lo necesitas: las personas más sensibles necesitan más tranquilidad y "estar a su bola". Si puedes tener una habitación de la casa sólo para ti, mejor - si no es posible, encuentra un lugar fuera que sea tu refugio, tu lugar de "seguridad". Puede ser un coche, un café, una biblioteca, un parque, un monte, una playa... Cualquier sitio que asocies con la palabra "paz". Es donde podrás ir a recargar tus pilas.


Lo tercero es medir. Medir cuánta energía y tiempo quieres dedicarle a tu pareja, a tu relación, a la convivencia... y a todo lo demás!. Lo mejor es sentarse y hablar, buscando un compromiso que satisfaga tanto las necesidades propias como las de la pareja. Pensad fuera de la caja: hay soluciones innovadoras que permiten cubrir las necesidades de los·as dos (recuerda que dos necesidades nunca son incompatibles, son las estrategias que usas para satisfacerlas que lo son). Poneos de acuerdo en utilizar ciertas herramientas cuando surge un conflicto reiterativo - es mejor prevenir que curar. Si hay situaciones que se repiten, volved al punto 1: comunicar.  Obviamente, son consejos súper generales y todo depende de cada caso, cada persona, cada pareja, pero me parece lo esencial para una relación sana.


Si eres tú la pareja de una persona emotiva, respeta su forma de ser, no intentes cambiarla. La diversidad de funcionamientos es lo que da riqueza al mundo, nadie tiene que decir al otro cómo ser o dejar de ser. Por supuesto, el respeto tiene que ser mutuo.

Escucha a tu pareja, intenta ponerse en su lugar, trabaja la empatía y sobre todo, recuerda que sus reacciones te pueden parecer desproporcionadas, pero son sus reacciones, no le vas a ayudar diciéndole que exagera o que algo está trastornada!...


Si sois los·as dos súper emotivos·as, puede haber momentos caóticos. Usad el tiempo fuera: si la emoción se sobrepone, aislaos un momento cada uno·a por su lado para poder tranquilizaros. Conversad sólo cuando la intensidad haya bajado y usad la comunicación no violenta.


En general me parece que a este nivel las personas se suelen equilibrar: si una persona es tipo montaña rusa emocional, su compi de vida tiende a ser una carretera recta y más o menos plana. No siempre es el caso, por supuesto, pero es algo que he observado a menudo.


  • Situación 2: la convivencia te cuesta por tus hipersensibilidades sensoriales.

Una persona con hipersensibilidad sensorial se puede ver agotada y agobiada por la cantidad de estímulos que representa una relación de pareja. Incluso con los mimos y las caricias, que pueden llegar a doler si tienes mucha sensibilidad en la piel (lo que dificulta también las relaciones sexuales).

Puede ser complicado llevar una convivencia en el mismo hogar. No es nada obligatorio convivir en el mismo sitio que tu pareja, desde luego, pero muchas veces no hay otra opción. Recuerda protegerte, bien con herramientas (cascos con reducción de ruido si a tu pareja le apetece escuchar música y bailar un rato, por ejemplo) bien con compromisos (un día te pones tú los cascos, otro día se los pone él·ella para escuchar su música, o llegáis a un acuerdo en término de nivel sonoro...), siendo lo mejor una mezcla de los dos. Es importante que le digas a tu pareja lo que te molesta o te hace daño, sobre todo a nivel físico. No te aguantes el dolor, no es sano. Tu pareja te quiere, y no querrá hacer nada que te haga daño. Podréis encontrar una solución que os convenga a las·os dos. Si ciertos tipos de caricias son más agradables que otras para ti, compártelo con tu pareja - y si eres tú la pareja de la persona hipersensible, no hay nada mejor que preguntar y probar cosas nuevas dialogando para tener un feedback de la otra persona.


  • Situación 3: convivir con un cerebro hiperactivo puede dificultar las cosas.

Si eres del tipo "cerebro hiperactivo" que está constantemente analizando todo y navegando en debates profundos, puede que haya un momento en el que la otra persona se agobie o se siente fuera de lugar / y tú acabes frustrada·o por no poder profundizar más en tu pensamiento, o directamente te aburras como una ostra.

(no sé por qué se relacionan las ostras y el aburrimiento. Si alguien lo sabe, que me lo explique por favor!)

¡Y es que es complicado parar la mente!

Otra vez, la comunicación es esencial para poder fijar límites que permitan a los·as dos estar bien en la convivencia. Si eres la pareja y te agobian las preguntas constantes y los debates existenciales de tu querido·a, podéis poneros de acuerdo sobre una palabra o gesto que indique a la otra persona que va demasiado acelerada y que te estás agobiando.

Si tu cabeza no para, recuerda que hay muchas técnicas que te pueden ayudar a tener algo más de control sobre tu mente y que puedes poner en práctica en tu vida cotidiana - sobre todo, para estar más a gusto contigo mismo·a, no para satisfacer al otro! - pero te podrá también ayudar en tu vida amorosa.


De todas formas, ahí también es cuestión de encontrar a una persona con la que no te vas a "aburrir" (dicho así igual suena un poco feo, pero es importante que las dos personas puedan aportarse algo mutuamente, sino la relación carecerá de sentido...). No tiene por qué ser una persona con un súper coco - pero es recomendable que sea una persona abierta y curiosa.

Recuerda que tu pareja no es la única opción para tener conversaciones interesantes y compartir tus intereses, hay miles de otras maneras de hacerlo. Lo mejor es diversificar las estrategias para tener la estimulación que necesitas a nivel cognitivo y compartir con otras personas en temas que te gustan sin agobiar o aburrir a tu pareja todo el rato. Esto es importante para las personas con intereses restringidos muy intensos que no se dan cuenta siempre de que la otra persona no está dispuesta a escuchar en este momento o no le interesa el tema.


  • Situación 4: tengo dificultades de comunicación y tenemos muchos malentendidos con mi pareja.

Las dificultades de comunicación son bastante comunes entre las personas neurodiversas, sobre todo las del espectro autista. Y claro, yo llevo ya medio artículo diciéndote que lo más importante para que tu relación funcione es poder comunicar de manera sana con tu pareja... Si ahora te estás tirando de los pelos leyendo todo esto, es normal. La comunicación no es algo innato, aún menos para las personas atípicas... Pero se puede aprender! Aprender a comunicar es algo personal, para mejorar tu vida cotidiana, pero es también algo de dos. Es decir, una cosa es aprender las claves sociales, hacer esfuerzos para entender el lenguaje indirecto y pillar los chistes en situaciones sociales... Y otra cosa es tener como objetivo mejorar la comunicación en la pareja.


No toda la responsabilidad de la comunicación y de las posibles dificultades tienen que recaer en la persona neurodiversa (ni en pareja ni en cualquier situación social) y ahí tienes la posibilidad de ponerte de acuerdo con tu pareja sobre las maneras de comunicar que mejor os vengan, las formas que hay que evitar, algunas herramientas que podéis usar, las preferencias de cada uno·a.... El objetivo es crear un "lenguaje" propio para comunicaros bien los·as dos. Se incluye ahí el lenguaje no verbal. Es más fácil elaborar estrategias y tomarse el tiempo de hablar sobre la propia comunicación con tu pareja que con una persona cualquiera, pero también es recomendable en relaciones de amistad.


Podéis por ejemplo, usar estrategias para chequear si se ha entendido bien el mensaje de la otra persona, evitar la comunicación por escrito si tiende a ser malinterpretada o al contrario, favorecerla si es menos estresante para los·as dos... En fin, cualquier combinación es posible, pero es algo que es mejor hablar, ya que es posible que de forma intuitiva no se establezca una comunicación clara y sana.


  • Situación 5: estoy en una relación tóxica.

He dejado esta situación para el final y en realidad, podría ser otro artículo a parte.

Es muy común que una persona neurodiversa se encuentre en "relaciones tóxicas" (no tengo datos exactos, pero he leído/oído taaaaantos testimonios que apuntan hacia esta dirección...).

Con relaciones tóxicas me refiero a relaciones que restan más que suman.

La alta sensibilidad, la empatía, la generosidad, la bondad, la ingenuidad de muchas personas neurodiversas suelen atraer a personas con intenciones poco bondadosas, incluso malvadas.

No me gusta mucho decir que una persona es "tóxica": creo que es la relación la que es tóxica, más que la persona en sí-misma (aunque hay un 1% de psicópatas y otros no sé cuanto por ciento de personas con trastorno narcisista - de las que hablaré en otro artículo).


Y aquí hay muchas combinaciones posibles: dependencia emocional, "síndrome" del salvador, violencia psicológica y física, manipulación, mentiras...

Hablaré de esto en otro artículo porque es un tema largo y complejo. En todos casos, si estás en esta última situación, lo mejor que puedes hacer es pedir ayuda.

Ojo, ¡una persona neurodiversa puede perfectamente ser la persona maltratadora también!


Ahora que hemos repasado las situaciones problemáticas más frecuentes, vamos a ver las cosas positivas de estar en una relación con una persona neurodiversa :D


Obviamente son generalidades, cada persona tiene su carácter y sus propias cualidades, pero en general:

  • Suelen ser personas muy empáticas (empatía tanto cognitiva como afectiva)

  • La alta sensibilidad es extraordinaria en las vivencias cotidianas ya que todas las emociones positivas se viven también de manera muy intensa

  • Suelen conectar fácilmente con su niño·a interior, así que las risas están aseguradas

  • Les importa mucho el bienestar ajeno

  • Son personas que en general se implican mucho en las relaciones, suelen ser honestas y leales y tienen valores potentes (justicia, verdad...)

  • Muchas personas neuroatípicas odian las mentiras

  • Son personas en general abiertas y curiosas

  • Suelen tener afán de ayudar y apoyar a los demás

  • Si quieres una relación intensa, ¡ya sabes!

¡Te propongo continuar esta lista en comentario con tus cualidades personales!


Y por último, en cuanto a la pregunta de muchas personas neurodiversas sobre si es mejor estar con una persona neurodiversa o una persona neurotípica, ya lo comenté en el post de instagram pero obviamente, no hay reglas generales.


Además, hay tanta heterogeneidad dentro de la neurodiversidad que es imposible generalizar. Sí es verdad que nos solemos "reconocer" entre nosotros·as, como si tuviéramos un radar y que es más probable que nos juntemos con personas que tengan similitudes de funcionamiento o de intereses (o las dos cosas), pero no es obligatorio.


Y ya está, espero haberte dado algunas pistas para mejorar tus relaciones amorosas y recuerda que estar soltero·a también es totalmente válido!


Si te es útil y te gusta, ¡comparte y comenta!

67 vistas
Contacto
  • Facebook
  • Twitter
  • Icono social LinkedIn
  • Instagram
644.570.628

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS DE ADELINE MAGNON

Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por medios electrónicos. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos:  Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en SERENDIPIADECEBRA@GMAIL.COM. Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Avisos Legales.