La Comunicación No Violenta

La CNV no es innovadora, simplemente utiliza principios conocidos desde tiempos remotos para comunicar desde el corazón. Su objetivo es recordarnos los valores profundos de las interacciones sociales y ayudarnos a vivirlas con consciencia.


Con la CNV reconsideramos la manera en la que nos expresamos, por una parte, y en la que escuchamos y entendemos al otro, por otra.


La comunicación ya no es un acto condicionado, rutinario, inconsciente; sino que sale de una toma de consciencia de nuestras emociones, percepciones, nuestros deseos y necesidades.


Sinceridad, respeto, empatía se convierten en elementos clave de la comunicación. También nos lleva a definir claramente lo que deseamos en una situación dada (un plus para la asertividad, ¿verdad?)

La única intención en la CNV es dar y recibir con benevolencia y bondad.


Los 4 pasos de la CNV son:

1. Observación. Exprimo lo que veo, el hecho en sí, sin juicios ni evaluaciones.

2. Sentimiento. Exprimo como me siento en presencia de este hecho.

3. Necesidad. Exprimo la necesidad (generalmente, no cubierta) que origina las emociones.

4. Pedir. Formulo una demanda clara y concreta.


Ejemplo: una madre a su hijo, viendo sus calcetines sucios en el suelo: “Aarrrg otra vez, es que no puedes ser un poco más responsable y no dejar esta porquería por el suelo?” (lo que Marshall Rosenberg, el creador de la CNV, llamaría el "Lenguaje Chacal")


Si lo transformamos en "Lenguaje Jirafa" (el lenguaje de la CNV, ya que la jirafa toma distancia con su altura y ve las cosas con más perspectiva, sin atacar como el chacal)

Cuando veo tus calcetines sucios en el suelo del salón y otros encima de la silla, estoy de mal humor porque necesito más orden en las habitaciones que compartimos. ¿Puedes recoger tus calcetines y ponerlos en la lavadora?"


Eso cuando nos expresamos.

Y cuando escuchamos, se trata de “traducir” el lenguaje del otro (que suele ser lenguaje chacal) en lenguaje CNV, lo que viene a ser “ponerse orejas de jirafa”.

(Y eso lo hacemos en nuestra cabeza)


Realmente la CNV es algo que PRIMERO hay que utilizar con uno mismo. Aunque no lo expreses a otra persona, ten este dialogo contigo mismo·a. Cada vez que una situación modifica tus sentimientos, para y utiliza la CNV para escuchar a esa parte tuya que en ese momento necesita tu empatía porque tiene una necesidad no cubierta.


Ayer lo use así y fue brutal. Estaba empezando a tener realmente mucha ansiedad y no era capaz de controlarla. Paré un momento y seguí los pasos (me hablé en voz alta). Total que descubrí que había una parte mía (seguramente la niña) que tenía la necesidad de ser aceptada como es y de saber que tiene valor – y que en este momento, esta necesidad no estaba cubierta. Realmente ella quería que los demás la quisieran tal y como es. De repente noté como conectaba con esa parte, me emocioné mucho y le di mucha empatía – la abracé mentalmente y después noté un alivio tremendo.

La ansiedad se había ido.


Ojo, no vayáis ahora a utilizarla YA con los demás para “ayudarles” o para “enseñarles” - el lenguaje jirafa “bruto” es más un lenguaje interior o para expresarse uno mismo.


Si tu compañera·o está enfadada·o y te dice “estoy hasta los ****, nunca me dicen ni un mero gracias!” y tu vas y le dices “observo que estás cabreado, igual es porque tienes una necesidad de reconocimiento y gratitud que en este momento, no está satisfecha?


Te va a mandar a la mierda. Hay un lenguaje jirafa “de calle” que es más adaptado para ayudar a la persona a que conecte con sus emociones y necesidades. Pero esto ya es de otro nivel :p


Este tipo de comunicación realmente es lo más natural para nosotros·as, porque somos seres naturalmente bondadosos y queremos compartir y ayudar (sí sí, en serio, aunque no te lo creas, no imaginas lo que hace el condicionamiento)… Pero entonces, ¿por qué somos tan violentos en el momento de hablar?


=> Los juicios: “eres perezosa” “el problema contigo es que eres tan egoísta!” “no es correcto” “eso está mal”Etiquetas, diagnósticos, comparaciones, reproches, insultos… ¡Todo eso son juicios! Y todo está polarizado entre el bien y el mal, lo positivo y lo negativo. Todos los adjetivos que ponemos son juicios, incluso decir “eres optimista” es un juicio (es tu interpretación de sus actos).

Focalizarnos en los fallos de los demás (o los nuestros) hace que desconectemos de nuestras emociones y necesidades. Más fácil es decir que el otro es “exigente” que mirar a dentro a ver que nos está ocurriendo, ¿verdad? Además, muchas veces expresarnos con juicios hace que pase justo lo contrario de lo que queríamos.

(No confundir los juicios con nuestros valores, nuestras convicciones en relación con la vida.)

Además, está demostrado científicamente que juzgar y catalogar favorece la violencia.


Si miras, en el proceso de CNV, no es el 1 (el hecho) que causa el 2 (la emoción), sino más bien el 3 (necesidad cubierta o no) que causa el 2 (la emoción). Esto nos lleva al segundo punto:


=> El rechazo de su responsabilidad: somos plenamente responsables de nuestros pensamientos, sentimientos y actos.

Frases tipo “tú me haces sentir mal” (culpabilizando la otra persona) o “hay que hacer esto / tengo que” (la responsabilidad no es mía, es una obligación que tengo y que viene de fuera) son ejemplos. La atribución causal es algo importante en psicología y se puede trabajar para tomar consciencia de su responsabilidad.


=> La exigencia. No tenemos el poder de hacer que los demás hagan cosas. Como mucho podemos hacer que lamenten no haber respondido a nuestras exigencias castigándoles.


Recuerda: nada ni nadie, ningún acto es bueno o malo en sí.

Te animo a que descubras las CNV y la pongas en práctica – me parece una de las herramientas más potente para mejorar nuestras relaciones, nuestra asertividad e inteligencia emocional; y para  identificar nuestras necesidades.


Obviamente es imposible tener las orejas jirafa puestas las 24 horas del día – pero podemos usarlas cuando queramos, sabiendo que están aquí, disponibles.


¡Espero que te haya resultado interesante!


¿Qué opinas? ¡Comenta!



41 vistas
Contacto
  • Facebook
  • Twitter
  • Icono social LinkedIn
  • Instagram
644.570.628

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS DE ADELINE MAGNON

Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por medios electrónicos. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos:  Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en SERENDIPIADECEBRA@GMAIL.COM. Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Avisos Legales.