Dudas existenciales - FAQ

Las "Frequently Asked Questions" de las personas con Altas Capacidades.


Desde muy pequeños·as, los·as gifted hacen un montón de preguntas. Todo el rato. Sin parar. En su cabeza o en voz alta. Puede que sea muy agotador para el entorno cercano, madres y padres, hermanas y hermanos, profesores... Pero es también agotador, frustrante y estresante para la niña·o no conseguir respuestas a sus dudas.


Y empieza con preguntas sobre la vida y la muerte. ¿Por qué estamos vivos? ¿Qué hay después? ¿Qué es la muerte? ¿Qué eramos antes de nacer? ¿Para qué estamos aquí? ¿Cuál es el sentido de todo esto?

Puedes imaginar que tener 5 años y plantearse estas cosas todos los días antes de dormir es bastante molesto y te da una sensación de vértigo, mareo y hasta de desconexión con la realidad. ¡Sobre todo que ningún adulto es capaz de darte una respuesta clara! Es como si nadie se plantease esas preguntas, como si a nadie le importaría saber. ¡Es tan frustrante!


Entonces el·la niño·a vive sus primeras decepciones. Se da cuenta de que los·as adultos·as no lo saben todo y que además, no les importa lo que debería de ser realmente importante: encontrar el sentido de la vida, encontrar LA verdad. Y parece que sólo se ocupan de sus vidas cotidianas, haciendo la comida, trabajando, viendo la tele y todo sigue sin tener ningún sentido.


Empieza a ver que es el·la única·o preocupada·o por saber - los demás niños·as sólo quieren jugar a papás y mamas y no quieren hablar de la muerte o del sentido de la vida o de extraterrestres. Se siente sola·o. Muy muy sola·o.

Empieza a sentirse rechazada·o, diferente, extraña·o.


Y al crecer, sólo se refuerza la sensación, ya que las dudas siguen ahí y todo sigue igual. Y llegamos a ser adultos·as y seguimos con esas dudas existenciales en la mente que no nos dejan vivir en paz.


Obviamente no hace falta tener altas capacidades para llegar a preguntarse cosas trascendentales - pero se da con mucha frecuencia en las cebras.


Muchos·as buscarán respuestas en la espiritualidad (de cualquier tipo), otros·as en la ciencia y las leyes del universo, otros·as en la filosofía...


Para las personas que no entienden esas dudas existenciales, que pueden parecer irracionales, por favor, intentad por lo menos respetarlas y evitar comentarios del tipo "deja de comerte tanto el coco" o "no es algo importante, por qué estás otra vez con eso, que más da, vive y se feliz".


Hakuna Matata. Claro. ¿Por qué no se me había ocurrido antes??

Sea niña·o, joven o adulta·o, hay que entender que son preguntas realmente importantes para la persona. Dar empatía y escuchar es un primer paso.

Decir que entendemos su frustración, su miedo, su angustia (sobre todo si es peque).

Proponer alternativas, si se os ocurren.

Evitar decir "el sentido lo tienes que dar tú" o frases así de desarrollo personal que personalmente me asquean mucho cuando las escucho (por muy cierto que sea, cuando la persona está en plena duda no es lo que necesita escuchar y lo va a interpretar como un rechazo, una falta de entendimiento...).

Desviar hacia otras preguntas más concretas.


Realmente lo que dice la persona, joven o mayor, cuando está dudando es "observo que nada tiene sentido, que no existe un por qué a las cosas y me siento realmente angustiada e impotente".

Pues claro que te sientes desarmada·o, necesitas que la vida tenga sentido, hacer las cosas por algo, necesitas entender.


Para acompañar las dudas existenciales es necesario primero empatizar con la emoción que provoca (que no siempre es angustia o impotencia, puede ser dolor, enfado, rabia, tristeza, melancolía, asco, rechazo...etc) para que la persona la pueda reconocer y aceptar. Una vez reconocida y expresada la emoción, va a perder su fuerza y podremos empezar a trabajar con las creencias (en un trabajo terapéutico).

Un ejemplo:

¿Qué pasa si nada tiene sentido?

- Pues que mi existencia es absurda.

¿Y cómo te hace sentir que tu existencia sea absurda?

- Pues como si no existiera. Como si fuera un fantasma.

Ammm. ¿Y quien eres cuando eres un fantasma, cuando no existes?

- Pues no soy nadie. No soy nada. Nada importante.

¿Qué pasa si no eres nadie?

- Pues que la gente va a dejar de verme, de quererme, de preocuparse por mí.

...

Llegamos a otro lugar, otro nivel, otras creencias (que en este ejemplo tienen que ver con la relación con los demás y el hecho de hacer algo con sentido para merecer el amor de los demás - creencia que luego poco a poco se trabaja para proponer una alternativa menos dañina para la persona - pero se puede llegar a creencias distintas, obviamente).

Pero esto lo tiene que hacer un profesional :)


Os pongo a continuación una alternativa para calmar las inquietudes de los niños relacionadas con la muerte con AACC que compartió @m.oli.arte:

"El cuerpo es como un coche que conduces. Cuando nacemos entramos en un coche nuevo y aprendemos a conducirlo. Cuidamos el coche con el combustible adecuado (alimentos adecuados), lo lavamos, lo protegemos y vamos con él de un lado a otro para hacer las cosas que tenemos que hacer. Con el tiempo el coche se deteriora, si no lo cuidas ocurre más rápido. Empieza a funcionar mal o deja de funcionar. También puede tener un accidente En ambos casos tienes que abandonarlo porque ya no funciona y eso es lo que llamamos muerte. Lo que ocurre es que volvemos al lugar del que venimos y allí esperamos a que haya otro coche nuevo que podamos conducir."

Obviamente todo depende de las creencias que tengamos, pero me parece un cuento muy bonito y que permite ver la muerte como algo natural. Si tienes otras ideas no dudes en compartirlas en las redes y las añadiré al artículo!



64 vistas
Contacto
  • Facebook
  • Twitter
  • Icono social LinkedIn
  • Instagram
644.570.628

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS DE ADELINE MAGNON

Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por medios electrónicos. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos:  Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en SERENDIPIADECEBRA@GMAIL.COM. Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Avisos Legales.